emprendedores

  Producción de Remolacha Azucarera, Cultivo de Remolacha, Beta vulgaris


Producción y cultivo de remolacha azucarera

 Cría - Cultivos

 Industria - Comercio

 Aprender con Videos

 Anuncios Clasificados

 Franquicias

 Negocios Inmobiliarios

Cultivos agrícolas: Información sobre el cultivo de remolacha

Cultivo de Remolacha Azucarera
 
Producción de Remolachas

1.Taxonomía y morfología. 

cultivo de remolacha azucareraLa remolacha (Beta vulgaris) es una planta de la familia de las Quenopodiáceas.

Las producciones de remolacha en España fluctúan mucho, en regadío entre 40.000 y 90.000 kg/ha, y en secano entre 15.000 y 50.000 kg/ha.

El consumo de azúcar en España es aproximadamente de 1.000.000 tm. Las cuatro grandes zonas de cultivo de la remolacha son: 

*Zona Norte, que comprende la zona del Duero y la del Ebro. La zona del Duero ocupa la región de Castilla-León, donde tiene una superficie de unas 90.000 ha. Siembre de Primavera.

*La zona del Ebro es una zona en regresión en cuanto al cultivo de remolacha. Se siembran sólo 5.000 ha. La siembra también es de primavera.

*Zona Centro, en la región Castilla-La Mancha en la cuenca del Guadiana. Se siembran unas 10.000 ha. La siembra es de primavera. 

*Zona Sur: que ocupa Andalucía y Badajoz. Se siembran en ella unas 75.000 ha, aproximadamente la mitad en secano y la otra mitad en regadío. El secano, sobre todo, en la provincia de Cádiz y sur de la provincia de Sevilla. Tanto en secano como en regadío, se siembra en otoño. 

En España, la remolacha se introdujo en 1878 en la Vega de Granada. Casi simultáneamente se inició también en la provincia de Córdoba, surgiendo la primera fábrica de remolacha en España en Alcolea (Córdoba), propiedad de la azucarera Santa Isabel. 
La pérdida de Cuba, veinte años después, fue causa del gran impulso al cultivo de la remolacha en regadío. 

La remolacha es una planta bianual. Durante el primer año forma su raíz y constituye las reservas. En el curso del segundo año aparecen sus flores agrupadas en espigas en la extremidad de los tallos. Lo que corrientemente se conoce como semilla es en realidad un glomérulo, es decir, la reunión de varios frutos, en general en número de 2 a 4, recubiertos de una envoltura leñosa poco permeable al agua. 

La flor es hermafrodita. En ella existen órganos femeninos y masculinos, pero la fecundación es generalmente cruzada porque sus órganos femeninos y masculinos maduran en épocas diferentes. Es claro que este hecho es de la mayor importancia, porque al ser muy fácil la hibridación natural hace difícil la selección genealógica y el mantenimiento de la pureza varietal, ya que para obtener ésta es necesario un aislamiento grande de los cultivos productores de semilla. 

1.1.Factores que actúan sobre la formación del azúcar. 

La actividad fotosintética de la hoja está determinada por la condición de la planta y por el medio donde ésta vive. 
Entre las condiciones que dependen de la planta están: el contenido en clorofila, superficie de las hojas, longitud del peciolo, edad de las hojas, ya que las externas pierden poco a poco su actividad por envejecimiento, etc. Además, hay otros factores internos de la planta, como el estado sanitario, el equilibrio de los elementos fertilizantes que necesita la remolacha, labores adecuadas, etc.

Hay otros factores externos que regulan la actividad fotosintética de la planta, y que están relacionados con el clima de cada zona, como son la luz, el calor, la humedad, la concentración de anhídrido carbónico de la atmósfera, etc.
El grado de temperatura óptimo se halla sobre los 22 ºC. A partir de temperaturas medias de 25 ºC, la asimilación de la planta desciende, y puede cesar sobre los 35 ºC. De ahí que haya una paralización estival en la vegetación de la remolacha en nuestro país, y en la remolacha de secano en Andalucía hay un momento en que cesa la formación de azúcar, y si la riqueza aumenta sólo se debe a la concentración de los jugos de la planta. 

En los países de temperaturas suaves y largas horas de iluminación la función de asimilación de la planta supera a su función respiratoria. En cambio, cuando la duración del día disminuye y la temperatura aumenta, la asimilación de alimentos se reduce y con el aumento de la temperatura la función respiratoria se activa con destrucción de los alimentos ya producidos. Los remolacheros del Duero saben que en sus tierras es en otoño cuando más hace la remolacha. 

Aunque la finalidad del cultivo de la remolacha es extraer el azúcar de la raíz, se obtienen subproductos de gran importancia de la fabricación del azúcar, tales como las melazas y pulpas. Finalmente, las hojas y los cuellos de la remolacha que resultan del deshojado constituyen un buen alimento para el ganado.

Las remolachas azucareras contienen de un 13 a un 22% de azúcar. Las riquezas más altas se obtienen en los secanos del Sur, de la remolacha de siembra en otoño. 
La melaza, que es un subproducto de la fabricación, contiene alrededor de la mitad de su peso en azúcar. De melaza se obtienen un 5% aproximadamente del peso de la raíz. La melaza sirve para producir alcohol y también para preparar levaduras de panificación. 
La pulpa, que es el residuo que queda de las rodajas cortadas después de la extracción del azúcar, es un alimento muy rico en agua (95%), pero luego son prensadas y desecadas, forma en la que se vende al agricultor. 

Los ganaderos de vacuno de leche son los principales consumidores de pulpa de remolacha, ya que ésta representa un lactógeno de primera calidad
La riqueza en azúcar de la raíz varía mucho según zonas: es pobre en azúcar el cuello, rica la parte central y disminuye en riqueza hacia el extremo, aunque éste es más rico que el cuello. Como se sabe, el azúcar de la remolacha es la sacarosa.

2.Exigencias del cultivo. 

Las necesidades de agua de la remolacha son considerables. La superficie foliar de la remolacha puede considerarse como una de las más desarrolladas entre los diferentes cultivos. Como la transpiración se realiza a través de las hojas, la planta expulsa cantidades muy importantes de agua que debe tomar previamente del suelo. Se estima que para producir 40 toneladas de raíz el cultivo puede evaporar 7.000 metros cúbicos de agua por ha, lo que equivale al agua caída en una lluvia de 700 l/m2. 

Como en la mayor parte de las zonas de España donde se cultiva remolacha la lluvia es inferior a 500 mm, es claro que la remolacha, en la mayor parte de los casos, sólo se cultiva en regadío.
En el cultivo de la remolacha es muy importante la intensidad de iluminación, que permite el buen ejercicio de la función clorofílica y condiciona la importancia de la elaboración del azúcar.

La remolacha requiere suelos francos, que no ofrezcan resistencia al crecimiento de la raíz. En secano es condición indispensable que los suelos tengan suficiente capacidad de retención de agua, por lo que, en el caso de esta modalidad de cultivo, necesariamente han de ser arcillosos, o también arcillo-calizos, que son menos frecuentes que los que tiene mucha arcilla y poca cal y, sin embargo, tienen gran capacidad de retención de humedad.
Se admite generalmente que la remolacha se beneficia de un suelo cuya reacción sea vecina de la neutralidad (pH comprendido entre 6,5 y 7,5). No obstante, se ha comprobado que la remolacha se desarrolla bien en los suelos con un pH comprendido entre 8 y 8,5. Ya en tierras muy calizas son de temer trastornos en la absorción del hierro, del manganeso y, sobre todo, del boro.

La remolacha es propia de terrenos salinos, e incluso le favorece la aportación de sodio, que absorbe en abundancia. En algunas localidades de Inglaterra han llegado a aplicarse en cobertera algunas aportaciones de cloruro sódico. Estas aportaciones tienden a suministrar Na a la planta, pero también a que el Na sustituya en parte al K en la elaboración del azúcar, ya que el cloruro sódico es más barato que el cloruro potásico. 
De todas formas, la aportación de sal común a las tierras arcillosas es peligroso porque empeora las condiciones físicas del suelo y favorece la formación de costra. 
Como norma general hay que decir que no es conveniente repetir el cultivo de remolacha sobre remolacha para disminuir los problemas de plagas y enfermedades, y también para evitar el desarrollo de malas hierbas, que sean mal controladas con los herbicidas que se suelen emplear en la remolacha.

3.Variedades. 

Hemos dicho que, aunque la remolacha tiene flores hermafroditas, la planta es normalmente alógama. Al ser la mayor parte de los casos la fecundación cruzada, no existen verdaderas variedades, sino simples poblaciones de mayor o menor heterogeneidad. Aún sometiendo a la remolacha a una prolongada reproducción en consanguinidad, se queda bastante lejos de la línea pura. 

3.1.Historia de la selección. 

Las primeras remolachas cultivadas, hace ya siglo y medio, apenas tenían un 6% de azúcar. Para mejorar esta riqueza se comenzó a escoger las raíces mejor provistas de azúcar, atendiendo a su densidad, que eran las que se utilizaban para la producción de semillas. Esta selección masal se realizó durante un siglo.
En 1860, Luis Vilmorin siguió la descendencia de una misma remolacha, conservando las semillas de las remolachas mejor dotadas. A partir de 1900 fue ya utilizado ampliamente este método por los seleccionadores, que aislaron así familias. 

Algunos pensaron en utilizar la autofecundación, pero lo hicieron casi sin éxito, porque la autoesterilidad, ampliamente dominante, conducía a una producción de semillas casi nula. Por ello se recurrió al cruzamiento entre hermanos, que dieron familias relativamente homogéneas en sus caracteres, pero muy poco vigorosas por la consanguinidad. 
Se pensó entonces en cruzar entre sí familias para sacar partido del fenómeno de la heterosis, creyendo que el vigor híbrido sería claro, como se descubrió que lo era en el maíz. Sin embargo, no todos los cruzamientos entre familias producen híbridos de verdadero vigor. 

Las variedades comerciales son casi siempre poblaciones por el hecho de derivar, en la mayor parte, de una única Remolacha Blanca de Silesia.

3.2.Tipos de variedades. 

La selección ha conducido, prácticamente, a tres grandes tipos: 

Tipo E (del alemán Enstereich: rico en cosecha). Son plantas rústicas que dan un rendimiento en peso elevado, pero con riqueza media.  
Tipo Z (del alemán Zucherreich: rico en azúcar). Son plantas con menos hojas, que dan cosechas menores en peso, pero con raíces más ricas en azúcar. Su ciclo suele ser de menor duración. Son propias de suelos fértiles. 
Tipo N (del alemán Normalreich: medianamente rica). Tiene aptitudes intermedias entre los dos tipos anteriores, es decir, más producción que las del tipo Z en peso, y más riqueza en azúcar que las del tipo E. Su rusticidad también es intermedia entre los tipos E y Z.
En general, hay una relación inversa entre el rendimiento en peso y riqueza sacárica.

4.Abonado. 

En relación a la riqueza de la raíz, los fosfatos parecen aumentar la superficie foliar, sin disminuir la capacidad de transporte de los azúcares, puesto que refuerzan el desarrollo de las células de los vasos conductores. Al mismo tiempo, actúan favorablemente en la formación de ciertos compuestos orgánicos muy complejos, que intervienen en la síntesis de la sacarosa.

El exceso de N aumenta el desarrollo de la hoja, pero disminuye la capacidad de movilización de los azúcares hacia la raíz. 
La potasa aumenta la relación de peso de la raíz al peso de la hoja; contrarresta la acción del exceso de N y limita la formación de compuestos nitrogenados nocivos para la extracción del azúcar en el proceso industrial.

4.1.Abonado nitrogenado y época de su aplicación. 

Es un hecho conocido que las aplicaciones tardías de abonos nitrogenados retrasan la maduración y disminuyen la riqueza sacárica de la raíz. Naturalmente, que este efecto se ve reforzado cuando se trata de abonos amoniacales en lugar de los nítricos, ya que aquellos son de acción más lenta. 

En experiencias realizadas por el doctor ingeniero agrónomo Manuel de León, del Instituto Nacional de Investigación Agronómicas de Córdoba, utilizando en regadío de 90 a 200 unidades de N por ha llegó a las siguientes conclusiones:
La producción de raíz por ha fue prácticamente proporcional a la cantidad de N añadido.
Empleando 90 unidades de fondo obtuvo más riqueza polarimétrica y más kg totales de azúcar, empleando 40 unidades en el aclare y 20 unidades un mes después, que haciéndolo con 20 unidades en el aclare y 40 unidades un mes después. 

También con 90 unidades de fondo obtuvo más riqueza polarimétrica y más producción de azúcar abonando con 60 unidades en el aclare y 40 unidades un mes después, que haciéndolo al revés, es decir, empleando 40 unidades en el aclare y 60 un mes después. 
Por consiguiente, si se emplea abono de cobertera y se aplica en dos veces, hay que cuidar que la segunda aplicación sea la de menor cantidad.

Por cada 10 tm de remolacha, la extracción media de elementos fertilizántes es de 42 kg de N, 15 kg de P2O5 y 58 kg de K2O. 
Si tenemos en cuenta la pérdida de N por lavado y también, en otro sentido, los inconvenientes que puede tener un exceso de N de posible disminución de riqueza de la raíz y de pureza de los jugos, podemos llegar a la conclusión de que para una producción de 40 tm de raíz por ha se deben aplicar de 150 a 200 Ud de N. 

4.2.Abonados fosfórico y potásico. 

En cuanto al abonado fosfórico, parece que hay una amplia experimentación en Italia y otros países europeos, que han permitido afirmar que el fósforo es el elemento que más influye en la producción de remolacha. Como, además, la mayor parte de los terrenos tienen escasas proporciones de este elemento, especialmente en estado soluble, hemos de cuidar que las aplicaciones de fósforo no sean escasas. Lo expuesto y la alta retrogradación del fósforo nos inclinan a pensar que el abonado de este elemento no debe ser inferior a 150 ó 200 Ud de P2O5 por ha. 

Durante la campaña 1975-76 hemos ensayado distintas dosis de abonado potásico en Córdoba en una remolacha de secano y en otra de regadío, habiendo obtenido la mayor producción en regadío precisamente en los tratamientos carentes de potasio. En secano, la mayor producción se ha obtenido con 150 Ud de K2O, aunque aplicando el cálculo estadístico estos resultados tampoco han sido significativos. 

No se puede olvidar que el fósforo y el potasio deben ponerse al alcance de la raíz, ya que prácticamente no se mueven en el terreno, pues quedan fijados por las arcillas y coloides húmicos. Por ello, el fósforo y el potasio deben añadirse en el terreno antes de las labores profundas y no antes de las últimas labores superficiales. 
También es importante añadir fósforo y potasio con las máquinas sembradoras que llevan abonadoras adicionales, ya que, sobre todo en los terrenos accidentados, las plantas que se cultivan en líneas distanciadas se aprovechan mal del fósforo y el potasio. 

4.3.Oligoelementos. 

Entre los oligoelementos hemos de prestar atención especial al boro. De todos es conocido que el mal del corazón de la remolacha es originado por una insuficiencia de boro.
Hoy se emplean abonos compuestos, preparados para la remolacha con boro. Uno de estos compuestos es el 0-20-30-2B. También se emplea superfosfato de cal con boro. 
Algunas veces se han observado insuficiencias de magnesio en el cultivo remolachero.

Normalmente estas insuficiencias se observan en terrenos arenosos sujetos a fuertes arrastres de sales en profundidad, lo que ocurre cuando se emplean grandes cantidades de agua en el riego de pie. En estos casos aparecen síntomas parecidos a los de la amarillez. 
Si la carencia de algún oligoelemento aparece durante el cultivo, se deben pulverizar las hojas con un quelato de dicho oligoelemento. 
En la llanura del Po, en Italia, se ha comprobado aumento de riqueza y producción de sacarosa por ha con el empleo de azufre o de yeso. 

5.Clases de semilla. 

La semilla de remolacha es un glomérulo que se compone en realidad de varias semillas enceradas en una cubierta suberosa. Esto tiene el inconveniente de que nacen varias plantas en un mismo punto, dificultando y encareciendo la labor de aclareo. Además, esta siembra tiene forma irregular, lo que hace que el reparto en la siembra no sea bueno. 
En los países en que se ha mecanizado totalmente el cultivo se han encontrado grandes dificultades en el aclareo. Para abaratar la operación de aclare se vio la necesidad de obtener semillas monogermen. 

5.1.Semillas monogermen. 

En 1492, en Norteamérica se encontraron 4 plantas, elegidas entre varios cientos de miles, que presentaban el carácter de la monogermia. De este material se partió para obtener la casi totalidad de las variedades genéticas hoy existentes.
El glomérulo de las variedades monogérmenes americanas tiene forma distinta al de las multigérmenes, pues es aplanado, y la semilla algo más voluminosa. Esta forma aplanada hace la semilla de difícil empleo con sembradora de precisión, por lo que es necesario pulirla y calibrarla y prepararla en forma de píldora. 

5.2.Semilla calibrada. 

La semilla calibrada se prepara puliendo la semilla normal, que después es cribada por malla de orificio redondo para dejar solamente el tamaño que se desee. Normalmente se utiliza la de 3,50 mm a 4,75 mm. La semilla calibrada suele tener mejor germinación, pues se eliminan los glomérulos de menor tamaño que, generalmente, germinan mal. 
5.3.Semillas píldora. 

Para hacer aún más perfecta la siembra se recurre, además del calibrado, a obtener las llamadas semillas píldora, que se logran recubriendo la semilla con una materia, para darle después forma esférica que se adapta al diámetro de los alvéolos de los platos distribuidores de las sembradoras. 
Los materiales que se utilizan en el recubrimiento suelen ser los mismos que se quitan a la semilla al pulirla, y a ellos se agregan otras sustancias aglomerantes, desmoronables en contacto con la tierra húmeda. También suelen a veces, acompañarse de materias insecticidas o fungicidas.

Naturalmente que la semilla más barata es la multigermen. La semilla calibrada, como tiene un precio superior al de la semilla normal, debe emplearse con sembradoras de precisión con el fin de ahorrar semilla. Si en la semilla multigermen se gastan de 6 a 9 kg/ha, con la semilla calibrada hay que tender a no gastar más de 3 ó 4 kg/ha. 

6.Riegos. 

En la remolacha de siembra otoñal es frecuente que las lluvias no caigan con intensidad suficiente antes de la siembra, y que se haga necesario dar un riego de 60-80 l/m2 en septiembre. Este riego hace que nazcan las malas hierbas o las semillas que quedan en el suelo del cultivo anterior, lo que permite “matar la otoñada”. A este riego le suelen llamar los agricultores “refriar la tierra”.

A veces, después de sembrar se hace preciso dar un nuevo riego si las lluvias se retrasan después de la siembra. Este riego, si se ha refriado la tierra anteriormente, no tiene que ser de gran cantidad de agua, sino sólo de 20-30 l/m2.

Corrientemente ya no hay que dar riegos hasta que llegue la primavera, salvo en casos excepcionales. En primavera se debe regar en cuanto se observen los primeros síntomas de falta de agua, es decir, cuando se observa que la remolacha empieza a “sestear”. 
Estos riegos deben ser de dosis bajas (35 l/m2). De esta manera no se producirán encharcamientos, que pueden causar rebrotes y que son causa del desarrollo de enfermedades.

Hasta hace poco se recomendaba dejar un plazo suficiente entre el último riego y la recolección para no disminuir la riqueza polarimétrica. En los suelos fuertes este plazo podía ser de unos 30 días y el los más ligeros menor. Hoy parece que se recomienda regar hasta el arranque.

7.Plagas de la remolacha. 

7.1.Cassida vittata (Cassida). 

Se trata de un Crisomélido, por lo que no es correcto aplicarle el nombre de chinche, aunque ello está bastante generalizado. 
De todas las especies que atacan a la remolacha, la vittata es la que más daño hace en España.
Las larvas son realmente las que ocasionan el mayor daño, pues comen el parénquima de las hojas del envés, respetando sólo la epidermis del haz.
Se debe tratar al aparecer los primeros adultos, mojando bien las matas y, sobre todo, el envés de las hojas. Normalmente con un tratamiento es suficiente, aunque alguna vez hay que repetir. 

Se suelen usar: 

Cipermetrina 10% en dosis de 0,6 l/ha. 
Alfacipermetrina 10% en dosis de 0,3 l/ha. 
Deltametrín 2,5% en dosis de 0,5 l/ha. 
Esfenvalerato 2,5% en dosis de 0,75 l/ha. 

7.2.Chaetocnema tibialis (pulguilla de la remolacha) 

La pulguilla es un insecto que en estado adulto no llega apenas a los 2 mm de longitud. Su cuerpo es convexo y de forma oval y el color es gris oscuro brillante con reflejos cobrizos.
Las lesiones que producen las pulguillas en la remolacha recién nacida pueden ocasionar la muerte de la planta. 
Medios de lucha: Imidacloprid 70% (Gaucho), aplicado en la píldora da un buen resultado. Si acaso se necesitase una aplicación foliar, se pueden utilizar entre otros Alfacipermetrín, Lindano y Endosulfán. 

7.3.Pulgones. 

El más frecuente es el pulgón negro de las habas (Aphis fabae). En los medios de lucha es muy eficaz en los primeros vuelos el pildorado con Gaucho (90 gr/unidad). En caso de ser necesario las aplicaciones foliares se pueden usar: Pirimicarb 50%, Tiometón 25%, o Deltametrín 2,5%. 

7.4.Gardama (Laphygma exigua) 

Es un lepidóptero polífago que ataca a un gran número de plantas, siendo la remolacha azucarera una de las que sufren mayores estragos. Se trata de un noctuido cuya oruga, que es la que causa los daños, alcanza en su mayor desarrollo 3 cm de longitud. 
Contra la Gardama se puede usar: Metomilo, Triclorfón, Endosulfan o Metamidofos. También se pueden usar las piretrinas. 

7.5.Phytometra (plusia) Gamma. 

Es otro Lepidóptero Noctuido parecido a la Gardama. Los medios de lucha serían muy parecidos: Piretrinas, Decametrín, Curbaril, Metomilo... 

7.6.Mosca de la remolacha (Pegomya betae). 

Se trata de una mosca cuya larva, que alcanza en su desarrollo unas longitudes de 6 a 8 mm, vive dentro de las hojas de la remolacha entre las dos epidermis.
En los medios de lucha habrá que emplear insecticidas fosfóricos penetrantes, ya que la larva se encuentra en el interior de la hoja. Se pueden usar pulverizaciones a base de Malathión, Dipterex o Diazinón. 

7.7.Curculiónidos que atacan a la remolacha. 

Existen varios curculiónidos que atacan en España al cultivo de la remolacha. Citaremos entre ellos el Conorrhyncus (Cleonus) medicus y el Lixus sp.
Es útil utilizar el Gaucho en la semilla pildorada. También da buen resultado el uso de Treflutrín aplicado en la línea de siembra junto a la semilla.

7.8.Nematodos. 

Las dos especies más extendidas son Meloidogyne incógnita y Heterodera schachtii. Como medidas generales se debe espaciar la rotación al menos tres años y mantener limpia de malas hierbas la parcela. 
Según AIMCRA, si los niveles de huevos+larvas por 100 gr de suelo están en torno a 500 se puede utilizar Temik (10 kg/ha). 

7.9.Gusanos grises. 

Entre los gusanos grises que atacan a la remolacha, el que causa mayores daños es el Agrotis segetum, sobre todo cuando la planta está pequeña, porque suele roer el cuello de las plantas jóvenes. En las remolachas crecidas abren galerías en la raíz. 
Las aplicaciones con piretrinas son muy eficaces. Los productos aplicados en siembra no tienen acción sobre esta planta. 

8.Enfermedades de la remolacha. 

8.1.Cercospora (Cercospora beticola). 

Este hongo ataca a las hojas de la remolacha en la primavera y en el verano, caracterizándose por la aparición de unas manchas pequeñas pardas. 
Como las semillas suelen ser entregadas por las fábricas bien desinfectadas, no suelen propagar la enfermedad. Como medida preventiva debe evitarse la repetición del cultivo donde hay frecuentes ataques de cercospora. 

8.2.Mal vinoso (Rhizoctonia violacea). 

Probablemente es la enfermedad que produce más daños después de la Cercospora. La raíz se ve envuelta por un micelio violáceo que se propaga de unas raíces a otras, por lo que se observan rodales atacados en el cultivo.
Es conveniente evitar encharcamientos. Si se repite en la misma parcela se debe efectuar un drenaje. 

8.3.Mal de esclerocio (Sclerocium rolfsii). 

Suele atacar esta enfermedad en los países cálidos, ya que su temperatura óptima es de 30 a 35 ºC, deteniéndose al descender a los 20 ºC. La región más afectada en España es Andalucía. Como todos los hongos, se desarrollan en terrenos ácidos. 
Medios de lucha: cuando sólo existen rodales puede utilizarse el PCNB. También, es conveniente arrancar las plantas afectadas y quemarlas, haciéndolo igualmente en una franja sana, próxima a la afectada. 

8.4.Amarilleo de la remolacha. 

Esta enfermedad es originada por un virus que se propaga por medio de pulgones y, de modo especial, por el pulgón negro de las habas, que es muy frecuente en la remolacha y que transmite la enfermedad de unas plantas a otras.
Como medios de lucha sólo cabe combatir los pulgones y cuando aparece la enfermedad arrancar y quemar las plantas atacadas para que no sirvan de foco de infección. 

8.5.Enfermedad del corazón. 

Está causada por la falta de boro. Los síntomas son: desecación de las hojas centrales que se ennegrecen, haciéndolo después las exteriores y, finalmente, la raíz en su parte central y superior, inmediatamente debajo de las hojas.
Para evitar la enfermedad del corazón hay que aplicar boro al terreno en forma de ácido bórico (antes de la siembra en el abonado de fondo). 

8.6.Mildiu de la remolacha (Peronospora schachtii). 

Ataca a las hojas enrollando sus bordes, apareciendo unas eflorescencias gris-violáceas en el envés, que corresponden a la fructificación del hongo. El tratamiento debe darse a base de productos cúpricos u otros funguicidas orgánicos. 

8.7.Oidio de la remolacha (Erysiphe communis). 

Cuando el ambiente es húmedo, las hojas se recubren de grandes manchas pulverulentas de color blanco, formadas por el micelio y las conidios del hongo, pero las partes atacadas permanecen verdes cierto tiempo, antes de amarillear.
Para combatir se emplean formulaciones a base de azufre, bien sea en espolvoreo o pulverizaciones. 

8.8.Rizomanía. 

Es una enfermedad producida por un virus (BNYVV) trasmitido por un hongo que vive en las plantas quenopodiáceas. Cuando la contaminación alcanza a la planta ya desarrollada, los daños son menores. 
Los daños sólo se pueden frenar utilizando variedades tolerantes y adelantando la siembra

Fuente: Remolacha Azucarera

IR ARRIBA

 marketing en internet

Página Principal

Valid HTML 4.01 Transitional¡CSS Válido!

Suscríbete GRATIS a nuestros Boletines y Gana USD 159 en Recursos y Servicios

Ideas para Emprendedores, Negocios Inmobiliarios, Tips de Marketing.

Selecciona según tu interés
suscribete

Marketing y Emprendedores
Negocios Inmobiliarios
Tips para Escribir Anuncios

E-mail:
 

Alojado en egrupos.net

 


Recursos
Artículos e Ideas de Negocios

Ideas de Negocios


Recursos para Emprendedores

Cursos Online

Artículos de Interés en Nuestro BLOG












 
 

Guía del Emprendedor 2004 * Todos los Derechos Reservados  Designed by Marketing En Red