cultivo de maní

  Cultivo de Maní. Cultivar y producir Maní


Cultivos - Información sobre       Cultivo y Producción de Maní

 Cría - Cultivos

 Industria - Comercio

 Aprender con Videos

 Anuncios Clasificados

 Franquicias

 Negocios Inmobiliarios

Aprende a cultivar y producir Maní

Cultivo de Maní
 
Producción de Maní

Cultivo de Maní

El maní Arachis hypogea L. Es una planta originaria de la región andina del NO de Argentina y Bolivia.

Consideraciones para una buena conservación del maní:

* Es necesario retirar el maní del campo lo antes posible para disminuir los riesgos. El secado artificial es esencial para esta practica.
* Es imprescindible evitar todo tipo de daño mecánico durante la cosecha y postcosecha.
* El mejor envase del maní para su conservación es su propia caja. No la dañe con excesivos movimientos.
* Se debe cosechar limpio o realizar una prelimpieza antes de entregarlo o guardarlo para su posterior comercialización.
* Es necesario almacenar el maní seco y bajo techo para asegurar su calidad.
* En todo momento se debe tener presente que se esta produciendo un alimento de alta calidad para los seres humanos.
* El objetivo final del acondicionado de postcosecha es obtener granos sanos, secos, limpios, libre de contaminantes y de excelente sabor.
* Este objetivo debe ser considerado teniendo en cuenta que el destino final es el CONSUMIDOR quien se lleva el maní o producto terminado a la boca.
.

Suelo: El maní tiene requerimientos específicos sobre el tipo de suelo en que puede ser cultivado, ya que presenta la particularidad de tener flores aéreas y formar los frutos enterrados en el suelo. Por esta razón, el maní prospera en suelos livianos, de textura franco-arenoso o arenoso-franco, profundos, con buen drenaje, libre de sales y de reacción ligeramente ácida(pH 6 a 6,5). En un suelo con estas características el maní desarrolla un sistema radicular amplio y profundo, confiriendo a la planta menor susceptibilidad a la sequía. Buen drenaje significa también buena aireación, lo cual es esencial para las leguminosas como el maní para fijar nitrógeno del aire.

Rotación de cultivos: El maní es muy sensible a los efectos de los cultivos que lo preceden en la rotación, especialmente en lo que se refiere a la condición física del suelo. También debe tenerse presente que una correcta rotación permite un cierto control de malezas, enfermedades y plagas. Para lograr estos efectos, el maní debe sembrarse en el mismo lote cada 3-4 años. El monocultivo de maní debe ser descartado, ya que se produce un gradual deterioro del suelo por perdida de estructura y aparecen antes y con mayor intensidad las enfermedades foliares y del suelo. Los resultados logrados por el INTA Manfredi confirman estas recomendaciones.

Fertilidad del suelo: El maní, por lo general, no responde a la aplicación directa de fertilizantes excepto en suelos extremamente pobres en nutrientes.

Cultivares: En la actualidad se dispone de cultivares pertenecientes a dos subespecies botánicas llamadas comúnmente: Virginia y Español. A su vez, cada uno de estas subespecies se subdividen en dos clases comerciales. Los Virginia en Virginia y Runner, mientras que los Españoles en Español y Valencia.

Crecimiento y desarrollo del cultivo de maní: Las practicas culturales, como son el control mecánico de malezas, fertilizantes, aplicación de fungicidas, insecticidas, herbicidas o el riego, dependen del estado de crecimiento de la planta de maní, por lo cual es importante identificar los diversos estados por los que atraviesa una planta desde su nacimiento hasta la cosecha.

Crecimiento Vegetativo: El alargamiento de los tallos y el crecimiento de nuevas hojas es relativamente lento durante los primeros 40-50 días desde la siembra, luego se incrementa rápidamente hasta que las plantas alcanzan 100-110 días de edad.

Desarrollo Reproductivo: La floración comienza en los maníes tipo "runner" a las 35-40 días después de la siembra en los nudos cercanos al eje de la planta sobre los tallos laterales cotiledonares. Los ovarios, que se convertirán en la semilla dentro de la vaina después de ser fertilizados, están ubicados en la base de la flor. Las células ubicadas inmediatamente debajo de los ovarios comienzan a alargarse y forman el ginoforo, comúnmente llamado "clavo". El clavo es atraído hacia la tierra y en 5-7 días penetra en el suelo hasta una profundidad de 3 a 5 centímetros a menos que se lo impida un suelo muy seco y duro. Después que el clavo alcanza la máxima profundidad en el suelo, el extremo del mismo, que contiene los ovarios fertilizados comienza a alargarse horizontalmente formado las vainas y semillas. Aunque el desarrollo de las vainas alcanza el máximo tamaño en aproximadamente 20 días, la madurez de la semilla requiere aproximadamente 60 días después que el clavo penetra en el suelo.

En el cultivo de maní es indispensable el control temprano de las malezas.

Un cultivo de maní con baja presencia de malezas durante todo su ciclo, permite incrementar los rendimientos y realizar con mayor eficiencia las tareas posteriores de arrancado, descapotado, almacenaje, descascarado e industrialización, permitiendo alcanzar un producto final de mayor calidad.

Enfermedades y su control:

Enfermedades foliares: Viruela del maní: Agente causal: (Cercospora arachidicola S.Hori) (Phaeoisariopsis personata (Berk.&Curtis/Arx.). La viruela temprana y la viruela tardía son las enfermedades foliares mas comunes del cultivo de maní. Las perdidas causadas por la viruela pueden ser evitadas por un buen programa de control. La rotación de cultivos es imprescindible para disminuir el ataque de enfermedades en maní.

Control de enfermedades que afectan la raíz, tallo y frutos: El control de los causales de estas enfermedades resulta difícil ya que se trata de parásitos facultativos, que permanecen en el terreno a través de sus formas de resistencias, o viven saprofiticamente sobre restos vegetales. A fin de disminuir la acción y difusión de los mismos es necesario llevar a cabo una serie de medidas preventivas, fundamentalmente lo que hace a labores culturales:

1) Preparar la tierra en forma adecuada, evitando sembrar en terrenos donde la materia orgánica no esta bien descompuesta. Para esto realizar la primera labor (con arado de rejas), bien temprano (julio-agosto), y profunda.

2) Evitar el llamado "fondo o piso de arado" que al impedir el normal drenaje del agua y la circulación del aire, favorece la podredumbre de los tejidos vegetales enterrados.

3) Rotación de cultivos.

4) Utilizar semilla de buena calidad y desinfectada.

5) Mantener el cultivo limpio de malezas.

6) Evitar el aporque profundo que al cubrir excesivamente los tallos predispone el ataque de los organismos.

7) Cosecha temprana.

La cosecha de maní: La mecanización de la cosecha se ha incrementado año tras año, lo cual ha permitido cosechar más rápido y con menos trabajo humano, pero también ha aumentado el requerimiento de capital y de conocimientos técnicos. A menudo, una cosecha incorrecta niega los beneficios de las buenas practicas de producción, por perdidas durante la recolección o disminución de la aptitud del maní para confitería. Por muchos motivos, la cosecha puede ser una de las operaciones mas criticas en la producción de maní.

Arrancado de maní: La demanda y el precio del maní están relacionados al sabor del grano, el cual puede ser considerado la medida mas importante de calidad y resumida con la "aceptación del consumidor". Para obtener una producción de maní de buen sabor, es necesario cosechar la mayor cantidad de granos maduros. Esto se logra con un correcto arrancado de un cultivo en su periodo de máxima madurez.

El descapotado:
Una vez arrancado el maní, el cordón invertido permanece en el lote perdiendo humedad hasta que se pueda iniciar el descapotado. Si se dispone de cosechadoras tricilindricaas de dientes flexibles y secado artificial, se podrá trabajar con valores del 22 al 18%. Por el contrario, si se realiza secado natural y se trabaja con bolsones o en sitio de campaña, con o sin aireadores, el contenido de humedad será del 13 al 15%. Adelantando la cosecha se disminuyen los daños y perdidas de vainas y se previene al ataque de hongos como Aspergillus flavus, causante de la contaminación con aflatoxinas. El descapotado es una parte de la cosecha que incide directamente sobre las perdidas en cantidad y calidad del maní. La eficiencia depende de muchos factores.

Perdidas de calidad: El primer eslabón de la cosecha hacia la calidad total implica utilizar descapotadoras a granel de dientes flexibles que producen el mínimo daño a las vainas. Las vainas húmedas deben ser prelimpiadas e inmediatamente después secadas artificialmente sin superar los limites de temperatura, para posteriormente ser almacenadas con una humedad inferior al 10%.

Tecnología de Postcosecha

Calidad inicial: En el campo se logra la calidad primaria, donde la premisa básica es considerar a la vaina como el mejor envase que pueda tener el maní para su conservación. Para ello debemos mantener intacta la vaina del maní durante las etapas de cosecha y postcosecha hasta llegar a los centros de acopio y selección. El maní cosechado en vainas debe estar sin daño mecánico, limpio, sano y almacenado seco.

Sanidad del maní: La sanidad, se refiere principalmente a la ausencia de aflatoxinas. Argentina es uno de los países con mejores condiciones agroclimaticas para poder producir maní libre de aflatoxinas. Las aflatoxinas son sustancias, producidas por hongos, (Aspergillus sp) tóxicas para la salud humana y animal siendo una de las principales limitantes para algunos países exportadores de granos. En general las tolerancias están entre 1 y 3 ppb (partes por billón), mientras que algunos países tienen un nivel cero de tolerancia. Los factores adversos que predisponen el ataque de estos hongos son: falta de madurez, exceso de madurez, estrés hídrico en el periodo de madurez, daño mecánico, daño por insectos, impurezas, alta humedad de los granos, condiciones de alta humedad y temperatura ambiente durante el almacenaje. Es muy importante limpiar cuidadosamente los equipos de transporte, sobre todo las bocas de descarga, ya que comúnmente son fuentes de contaminación muy importantes que a veces no se tienen en cuenta.

Sabor: El aroma y el sabor característico del maní surge de una seria de combinaciones de productos químicos y enzimáticos. El sabor puede ser alterado por una serie de factores adversos, como inmadurez, daño mecánico, incidencia de patógenos, agentes climáticos desfavorables, secado y almacenamiento incorrectos.

IR ARRIBA

 marketing en internet

Página Principal

Valid HTML 4.01 Transitional¡CSS Válido!

Suscríbete GRATIS a nuestros Boletines y Gana USD 159 en Recursos y Servicios

Ideas para Emprendedores, Negocios Inmobiliarios, Tips de Marketing.

Selecciona según tu interés
suscribete

Marketing y Emprendedores
Negocios Inmobiliarios
Tips para Escribir Anuncios

E-mail:
 

Alojado en egrupos.net

 


Artículos de Interés en Nuestro BLOG












 
 

Guía del Emprendedor 2004 * Todos los Derechos Reservados  Designed by Marketing En Red

También te puede interesar leer...

Cultivo de Sésamo

Saber MAS »